Limpieza e hidratación de una piel madura

Limpieza e hidratación de una piel madura

Limpieza en pieles maduras

Una limpieza correcta es fundamental para que la piel se vea luminosa y radiante.

Una piel sucia con células muertas y restos de la exudación de los poros que se van acumulando, es opaca.

Hay que tener en cuenta que la piel madura se descama y renueva más lentamente así que es fundamental ayudarla en este proceso para que el resto de cuidados sean más eficaces.

La limpieza ha de respetar el manto hidrolipídico natural y respetar el ph de la piel.

Si tu piel es menos grasa, debes limpiarla con cuidado de no alterar su ph ni su capa protectora, más delgada: evita productos irritantes o alcalinizantes.

Hidratación en pieles maduras

La hidratación de una piel madura se debe hacer con cosméticos que retengan agua y contengan activos que eviten la pérdida transepidérmica y refuercen la barrera cutánea.

Sustancias como el escualeno, las ceramidas naturales y otras sustancias como el ácido láctico que remedan el FHN (factor hidratante natural) reforzarán el estrato córneo.

También te interesará:

María José Martínez Caballero

La Dra. María José Martínez Caballero es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza. Ejerce como médico desde hace más de veinte años, y su pasión por la cosmética se remonta a unos cuantos años en que empezó a buscar el punto en el que coinciden la salud con la belleza. Desde entonces la búsqueda imparable de activos en la naturaleza que lo contiene todo, y sus desarrollos con la biotecnología sigue siendo uno de sus objetivos en su vida profesional y personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tambien te interesara:

Protege tu piel de las quemaduras del Sol

Cómo proteger tu piel de las quemaduras del Sol

Para mantener la piel en perfecto estado son fundamentales los ácidos grasos esenciales, que encontramos en algunos pescados y aceites vírgenes ya sean de oliva o con semillas o algún fruto oleaginoso (almendras, nueces, sésamo…).

Leer más »